Siempre que el tiempo nos lo permita, aperitivos, tapas, vermut con amigos, jardín para los niños y césped para todos. Y ¿por qué no?… Cenar a la luz de la luna.

Consulta la carta de Xiringo Bar.